Viaje en bus a Pokhara

18 de octubre
Son las 5:30 de la mañana cuando suena el despertador. Voy a Pokhara la tercera ciudad más grande de Nepal con unos 200.000 habitantes (Wikipedia).
Cuando salgo del Hotel la ciudad está casi desierta y se respira un aire tranquilidad poco habitual en el Thamel.

En una calle principal encuentro un ciento de buses en fila uno tras otro esperando solo a los pasajeros turistas que viajan a diferentes lugares de Nepal.

El horario de salida es entre las 6:30 y las 7. Después de recorrerme la fila de una punta a otra buscando al bus de la compañía que me habían contratado encuentro el bus.

6:39 Espero pacientemente sentado en el bus. Mientras observó por la ventana todo el bullicio que empieza a aumentar. Coches para arriba coches para abajo bicicletas motocicletas taxis que paran a dejar a los clientes para coger el bus eccetera.

Son las 7:05 y el bus empieza su largo recorrido para salir de esta ciudad de más de un millón de habitantes.

A esta hora van buses para la escuela, todos los niños uniformados con corbata, taxis, gente que se dirige al trabajo, o gente que simplemente está sentada en la puerta su negocio esperando recibir clientes.

Poco a poco vamos a descendiendo y a nuestro lado se ven algunas de las colinas de rodean Kathmandu, poco a poco también los edificios se  espacian unos de otros y no se siente esa sensación de ansiedad del Thamel donde no se ve casi el cielo abierto.

Después de una hora llegamos a lo que parece un puerto de montaña a mas de 1600 metro de altura. Empezamos el lento descenso mientras que en sentido contrario se acumula el tráfico de buses camiones que esperan poder seguir el camino . El mal estado del asfalto no permite viajar más de 20 o 30 kilómetros por hora.

8:22 seguimos descendiendo el puerto de montaña ahora el trafico un poco más fluido .
8:37 . El bus se para en una de las curvas para hacer una pausa de 5 min. Justo al lado hay un kiosco donde venden de todo frutas comida patatas fritas.

15:00 Tras 8 horas de azaroso viaje en bus por una carretera de montaña llego al destino. El buss para en una explanada de tierra donde una nube de taxistas y empleados de hotel buscan cazar a un cliente.

Según la empresa con la que contratamos el trek me iba a recibir un señor que me llevaría al hotel. Tras contestar a la nube de oportunistas que me preguntan si ya tengo hotel y taxista me dejan tranquilo.

Pero no veo a nadie con un cartel y mi nombre. Empiezo a preocuparme. Para más “Inri” llamo al organizador y tiene el teléfono apagado. Dios que angustia. Me armo de paciencia y decido esperar sentado en una especie de sala de espera al aire libre. Ah se me olvido decir que hace un calor de 30 grados y que no tenía ni idea de como se llamaba el hotel, “mea culpa”.

Al cabo de unos 30 min aparece un señor con una nota y mi nombre. Por fin. Ahora puedo descansar. Llegando al hotel me ducho y salgo a cenar una pizza y una cerverza helada.20161018_174429Mediate whatsup me comunico con Rubén que me cuenta que probablemente tenga que abandonar el trek por problemas en el pié. Ya veremos.
Mañana será otro día.